हरे कृष्ण हरे कृष्ण कृष्ण कृष्ण हरे हरे | हरे राम हरे राम राम राम हरे हरे

POR FAVOR cite siempre las fuentes y enlace la dirección completa en caso de copiar los contenidos.
¿No comprende algún término utilizado en los artículos? Visite y consulte www.glosariosanscrito.blogspot.com

27 ene 2022

Recordando a Pujyapada Ranganath Brahamachari - Ranga Baba


RECORDANDO PŪJYAPĀDA RAṄGANĀTHA BRAHMACĀRĪ

(RAṄGA BĀBĀ)


Un discípulo de nitya-līlā-praviṣṭa oṁ viṣṇupāda Śrī Śrīmad Bhakti Prajñāna Keśava Gosvāmī Mahārāja.

Introducción

"Aquellos que no tienen ninguna inclinación de corazón para servir a Kṛṣṇa y que están intoxicados con el disfrute material, nunca pueden reconocer su insignificancia. Tal reconocimiento es ajeno a la composición funcional de los hedonistas. La tolerancia también está ausente de su carácter. Los hedonistas nunca pueden renunciar a su falso ego y a su prestigio material. Ningún disfrutador de los sentidos materiales se siente inclinado a ofrecer respeto a otro disfrutador de los sentidos materiales. Su naturaleza es ser envidiosos unos de otros.
īlā-

"Por otro lado, los vaiṣṇavas, que están siempre dedicados a la adoración del santo nombre, son incluso más humildes que una brizna de hierba; son más tolerantes que un árbol; y mientras permanecen indiferentes a su propio prestigio, están siempre deseosos de ofrecer respeto a los demás. En este mundo material, sólo ellos son competentes y capaces de cantar el santo nombre del Señor constantemente.

"Los devotos absortos en el canto del santo nombre nunca desean ni piden nada para sí mismos a nadie en este mundo. Incluso si otros sienten malicia hacia ellos o cometen violencia contra ellos, nunca toman represalias ni adoptan una actitud vengativa; por el contrario, rezan al Señor por el bienestar de sus atormentadores."

Śrīla Bhaktisiddhānta Sarasvatī Ṭhākura Prabhupāda,

Śrī Saṅmodana-bhāṣya, Śrī Śikṣāśṭaka (3)

Por la dulce disposición de Kṛṣṇa, a veces viven entre nosotros Vaiṣṇavas que evitan tan honestamente la pratiṣṭhā que pasan desapercibidos. Aunque imbuyen las mismas cualidades a las que aspiramos -ser más humildes que una brizna de hierba, más tolerantes que un árbol, desprovistos de expectativas de respeto y dispuestos a ofrecer todo el respeto a los demás- parecen evadir nuestra mirada.

En beneficio de la respetada comunidad vaiṣṇava, presentamos humildemente este breve ensayo sobre la vida de un vaiṣṇava de corazón profundamente sencillo, Śrīpāda Raṅganātha Brahmacarī, conocido cariñosamente como Raṅga Bābā, discípulo de nitya-lila praviṣṭa oṁ viṣṇupāda Śrī Śrīmad Bhakti Prajñāna Keśava Gosvāmī Mahārāja.

Śrī Raṅga Bābā dejó este mundo alrededor de los 100 años de edad, el 30 de agosto de 2016, en Śrī Rūpa Sanātana Gauḍīya Maṭha, Vṛndāvana. Era conocido por pocos, pero los que lo conocían no podían dejar de notar sus exaltadas cualidades, cualidades propias de un verdadero vaiṣṇava.

Procederemos ahora a describir un poco la vida y algunos de los rasgos exaltados de Śrī Raṅga Bābā, según lo observado por varios devotos.

Nació en Bengala Oriental, actualmente conocida como Bangladesh. Raṅga Bābā era un adolescente cuando conoció a su gurudeva, Śrī Śrīmad Bhakti Prajñāna Keśava Gosvāmī Mahārāja, e inmediatamente se trasladó a Śrī Devānanda Gauḍīya Maṭha, Navadvīpa, donde residió durante muchos años. Durante un tiempo, también residió en Śrī Uddhāraṇa Gauḍīya Maṭha en Chuṅcura, donde serviría con Śrīla Trivikrama Gosvāmī Mahārāja. Juntos viajaban por Bengala recogiendo arroz para el gigantesco festival anual de Navadvīpa-dhāma parikramā. Era muy experto en tocar el mṛdaṅga y se comprometió a memorizar numerosos Gauḍīya Vaiṣṇava kīrtanas.

Su deseo por permanecer en Vraja

Se involucró activamente en el servicio al maṭha, hasta el punto de que siempre que pedía permiso para hacer su primera peregrinación a Vṛndāvana, su gurudeva le pedía que permaneciera en Navadvīpa. Una vez Śrīla Paramagurudeva le dijo: "Realizas los servicios de cinco personas. Sólo después de que dispongas que cinco personas acepten tus servicios podrás ir".

Por esta razón, no pudo ir a Vṛndāvana. Al año siguiente, volvió a solicitar a su gurudeva permiso para ir a Vrndāvana. En ese momento, Paramagurudeva le dijo muy afectuosamente: "Puedes tener el darśana de Vrndāvana sirviendo a tu gurudeva"[1].

[Nota 1] Se dice en las escrituras "atah sri krsna namadi... sevonmukha hi jivadau". En un estado de ánimo de servicio, cuando uno compromete todos sus sentidos para complacer a Śrī Hari, Guru y vaiṣṇavas, entonces Śrī Kṛṣṇa, que está más allá de la comprensión de los sentidos materiales, le revela todos Sus aspectos (Su nombre, forma, cualidades, pasatiempos) y su morada. Este es el camino para tener verdadero darśana de Śrī Vṛndāvana.

En su kīrtana "janama saphala tā'ra", Śrīla Bhaktivinoda Ṭhākura menciona: "vikaśiyā hṛn-nayana, kari' kṛṣṇa daraśana - cuando se abren los ojos del corazón, se puede ver Kṛṣṇa y Su santa morada." Por lo tanto, es mediante la actitud de servicio (sevonmukha vṛtti) que se abren los ojos del corazón por los que se puede tener verdadero darśana de Śrī Vṛndāvana. Esto es lo que Paramagurudeva quiso decir con estas palabras. [Fin de la nota a pie de página]

Después de unos años, su gurudeva le permitió en secreto venir a Vṛndāvana.

Su determinación por residir en los lugares de pasatiempo de Vraja.

Śrī Raṅga Bābā viajó desde Navadvīpa hasta Mathurā a pie, en dos meses. Tenía una afición natural a residir en los diversos lugares de pasatiempo de Vraja y los visitaba sobre todo a pie, y así como hacía parikramā de los doce bosques muchas veces. Solía visitar y a veces residir en Nandagāon, Govardhana, Vṛndāvana y otros lugares de Vraja. Durante algún tiempo, vivió en Govardhana en una estructura sencilla construida en un terreno que entonces era propiedad de Śrī Srimad Bhakti Saraṅga Gosvāmī Mahārāja, frente a donde ahora se encuentra nuestro Śrī Giridhārī Gauḍīya Maṭha. Las condiciones de vida en aquella época eran extremadamente austeras. No había electricidad ni agua corriente. En la temporada de lluvias, el terreno se inundaba por completo, sumergiendo la planta baja de la estructura en agua hasta las rodillas. En esa época, hizo una choza de paja en el techo de esa estructura para vivir. Atravesando las inundaciones, se mantenía mendigando un poco de harina, arroz y dahl, y a veces, chapattis a los habitantes del lugar. Cuando la lluvia era demasiado intensa para salir en bhikṣā, subsistía con chapattis de una semana empapados en agua. Aun así, seguía dedicándose felizmente a su bhajana.

Su relación con Srila Gurudeva - Srila Bhaktivedanta Narayana Goswami Maharaja

Cada vez que Gurudeva venía de Mathurā a ese lugar para realizar el parikramā de Govardhana, Raṅga Bābā cocinaba algún kichrī para Gurudeva o rogaba algún madhukārī para ofrecérselo. Tenía una relación muy profunda con Gurudeva. En los últimos días, rara vez le veíamos ir a visitar a Gurudeva a su habitación, pero siempre que iba, Gurudeva le preguntaba: "¿Cómo estás, Guru-bhāī?" y al mirarse, ambos se reían con ganas. Los presentes han dicho que eran incapaces de entender el estado de ánimo entre ellos.

Srila Bhaktivedanta Swami Maharaja

En 1959, en Śrī Keśavajī Gauḍīya Maṭha, Mathurā, con motivo de la aceptación de sannyāsa por parte de Śrīla Bhaktivedānta Svāmī Mahārāja, Śrī Raṅga Bābā cocinó un festín y tocó mṛdaṅga en el kīrtana. Después, asistió a Śrīla Svāmī Mahārāja en algunos de sus programas de predicación en ciudades vecinas como Agra. Aunque estaba presente cuando Śrīla Bhaktivedānta Svāmī Mahārāja se alojaba en el maṭha de Mathurā y aunque realizaba estos programas de predicación con él, nunca hablaba de ello en un intento de impresionar a los demás. Tal comportamiento fue una característica constante y notable de su vida: nunca llamó la atención sobre sí mismo. Estaba completamente satisfecho de ser insignificante. Hemos oído que Śrila Bhakti Rakṣaka Śrīdhara Gosvāmī Mahārāja dijo que una persona verdaderamente humilde puede digerir la realidad de su propia insignificancia. Esto lo vimos en la vida de Raṅga Bābā. Estaba profundamente en paz dentro de su corazón, y pasaba la mayor parte de su tiempo cantando harināma y leyendo la Bhagavad-gītā. Aunque era Hermano de Dios de Śrīla Gurudeva y tenía tal conexión con Śrīla Svāmī Mahārāja, nunca mostró signos de necesitar el reconocimiento de los demás, ni siquiera de aquellos que eran muy inferiores a él en todos los sentidos. Mostró respeto incluso a aquellos tan inferiores que podrían haber sido sus grandes discípulos.

Siempre un sirviente

Raṅga Bābā nunca pedía servicio a nadie. Más bien, servía a los demás como si fuera un privilegio hacerlo.

Según la etiqueta del maṭha, los devotos más jóvenes sirven a sus mayores, especialmente a los mayores que han tomado dīkṣā muchos años antes, y más especialmente, a los que son el Hermano Mayor del propio guru. En 2005, Gurudeva le pidió que fijara su residencia en el recién construido Śrī Giridhārī Gauḍīya Maṭha, Govardhana, y durante el Kārtika parikramā anual, algunos jóvenes devotos, setenta años menores que él, se alojaban anualmente con él en su habitación. A pesar de ello, Raṅga Bābā nunca les recordaba su condición de mayor, e incluso limpiaba la habitación para darles la bienvenida y prepararles un espacio agradable.

Acostumbraba a descansar temprano, y para acomodar cariñosamente a sus jóvenes huéspedes, tapaba la mosquitera con mantas para tapar la luz. Nunca le molestaba su parloteo ni que encendieran de repente la luz horas después de haber descansado. Si alguna vez le interrumpían el sueño, cantaba muy dulcemente "Hare Kṛṣṇa, Hare Kṛṣṇa...". Incluso en ese momento, nunca exigió que fueran conscientes de sus necesidades. Simplemente permanecía absorto en el canto del śrī nāma.

No era su práctica aceptar donaciones, pero a veces, la gente le ofrecía frutas, galletas, telas y mantas. Él aceptaba lo que realmente necesitaba y luego distribuía el resto a otros devotos. Extendía las mantas sobrantes en su cama a modo de colchón, y si alguien no tenía una manta, sacaba una de esas mantas y se la daba a esa persona.

Su renuncia y autosuficiencia

Raṅga Bābā nunca aceptó para sí mismo, ningún dinero que hubiera sido donado a la maṭha, a pesar de que ésta estaba dispuesta a satisfacer sus necesidades. Hasta pocos años antes de dejar este mundo, mientras sus ojos estaban bien, solía tallar cuentas de tulasī y ensartar japa-mālās para los devotos, y aceptaba amablemente a cambio cualquier cosa que le ofrecieran. Nunca se le vio hacer ninguna exigencia o queja respecto a su persona. Se adaptaba tranquilamente a cualquier condición a la que se enfrentara e incluso ayudaba amablemente a otros que se enfrentaban a la misma condición. No obstante, habiendo sido testigo del comportamiento ideal de los devotos en la época de Paramagurudeva y de otros discípulos de Śrīla Prabhupāda Sarasvatī Ṭhākura, si veía a algún maṭhavāsī actual con un comportamiento inadecuado, no lo toleraba y se refería a él como "Dhundhukārī"[2].

[Nota 2] Padma Purāṇa narra la historia de una persona llamada Dhundhukārī, que no tenía moral y que cometió muchos actos pecaminosos.

Raṅga Bābā sólo vestía siempre con simples telas de algodón, generalmente viejas. En la época de invierno, él mismo cosía telas viejas para hacer una colcha. Hasta tres meses antes de su enfermedad final, lavaba sus propias ollas y ropas, sin permitir que otros lo hicieran ni siquiera por su insistencia. Su comida consistía simplemente en leche con roti (tortillas de harina), arroz inflado, arroz plano o galletas. Se encargaba él mismo de la leche, sin querer cargar a nadie con la obligación de suministrarle nada, aunque los devotos siempre estaban deseosos de servirle en todo.

Por su propia naturaleza, nunca acumulaba posesiones, y ni siquiera tenía un baúl o un armario con cerradura. La mosquitera que cubría su cama era su hogar, y encima y debajo de ella guardaba todo lo que poseía. Cada vez que las donaciones que recibía por hacer mālās alcanzaban las 3.000 o 4.000 rupias, las ofrecía inmediatamente a Gurudeva. Gurudeva solía decirle que guardara ese dinero para cualquier necesidad personal que pudiera tener, pero Raṅga Bābā le respondía: "Como no tengo ningún lugar en el que pueda encerrarlo, podría ser robado. Mejor que lo uses en el servicio". De este modo, lo entregaba todo con facilidad.

Su naturaleza gentil

En aquellos días sólo había agua salada en el Mathurā maṭha, y los devotos tenían que ir a buscar agua potable a Bengali-ghāṭa o a la estación de tren de Cant, que estaba a cierta distancia. Algunos devotos que compartían habitación con Raṅga Bābā recordaban que, a pesar de ser un devoto tan anciano y de tanta antigüedad maṭha, nunca pedía a nadie que le trajera agua. Iba personalmente a la estación de tren de Cant para recoger agua y, decía a los devotos en su habitación que si necesitaban agua podían tomarla de su recipiente.

En las ocasiones del día de aparición o desaparición de Paramagurudeva, a menudo contribuía a la compra de dulces para el festival, de lo que recogía haciendo mālās.

Como era un vaiṣṇava de tan alto rango, tanto los maṭhavāsīs como los devotos gṛhasta le ofrecían praṇāma cada vez que lo veían, y él inclinaba la cabeza con las palmas de las manos dobladas en respuesta. Y si alguien le pedía bendiciones, él siempre decía: "kṛṣṇer mati bhavaḥ - que tu conciencia se fije en Kṛṣṇa".

Mientras se alojaba en Śrī Giridhārī Gauḍīya Maṭha, a menudo cantaba mientras se paseaba arriba y abajo en el balcón fuera de su habitación, que estaba adyacente al camino que lleva a Manasi-gaṅga. Al otro lado de este balcón hay un gran terreno de hierba. Cada vez que veía a las vacas pastando allí, comentaba: "¡Oh! Hay tantas vacas aquí". Kṛṣṇa debe estar cerca".

Una vez, había unos monos en ese balcón, y unos chicos del lugar les estaban tirando piedras. Por error, una piedra golpeó la cabeza de Raṅga Bābā, haciéndola sangrar. El devoto que compartía la habitación con él salió corriendo inmediatamente y reprendió a los chicos. Raṅganātha Bābā permaneció tranquilo y calmó al devoto. "Estos chicos no intentaron hacerme daño intencionadamente", dijo. "Simplemente estaban lanzando piedras a los monos. Me golpearon sólo debido a la reacción de mi karma".

Sus últimos días

El hecho de que nunca aceptara el servicio de nadie se debía a que no quería ser el centro de atención de los demás maṭha. Sentía que esto sería desviar su atención de la sevā de Śrī Guru y Śrī Gaurāṅga.

En sus últimos años, residió en Sri Keśavajī Gauḍīya Maṭha, Mathurā. Cuando llegaron sus últimos días y su cuerpo se debilitó demasiado para moverse, sufrió de incontinencia. En ese momento, los devotos de Śrī Rūpa Sanātana Gauḍīya Maṭha le pidieron que viniera a quedarse en Vṛndāvana, y él accedió amablemente. Así, tuvieron la gran fortuna de servirle en sus últimos días. Querían llevarle un médico, pero él nunca quiso eso y se enfadaba si insistían.

Un día, los devotos llamaron a dos jóvenes asistentes médicos del Hospicio Bhaktivedanta que atendían a los vaisnavas ancianos en la dhāma. Cuando lo diagnosticaron, comprobaron que su presión arterial, su respiración, su oxígeno y sus latidos eran normales. Le preguntaron: "Bābā, ¿qué problema tienes?". Él respondió: "Mi único problema es que tengo que tomar el servicio de estos devotos".

Hasta el final de su vida, la memoria de Raṅga Bābā se mantuvo completamente clara. En sus últimos días, todos los devotos de Sri Rūpa Sanātana Gauḍīya Maṭha le visitaban a diario para ofrecerle praṇāma y preguntar por su estado y su salud, y él generalmente les saludaba diciendo. "Rādhe Rādhe".

A medida que pasaban los días, se volvía cada vez más infantil, o inocente. Los devotos a veces cantaban una línea de un kīrtana y le preguntaban: "Oh Bābā, ¿qué línea viene después?" y cada vez decía correctamente la siguiente línea. La noche en que dejó su cuerpo, el devoto que lo atendía empezó a cantar harināma en voz alta, al haber visto un cambio en sus síntomas corporales. Le pidió: "Oh Bābā, por favor, dime el nombre de tu Gurudeva". Raṅga Bābā dijo entonces claramente dos veces el nombre de su amado Gurudeva, Śrīla Bhakti Prajñāna Keśava Gosvāmī Mahārāja, y dejó tranquilamente este mundo.

Fue el resultado de toda una vida de sincero servicio y dedicación a su gurudeva que, en sus últimos días, por la misericordia de su gurudeva, fue llevado a Vṛndāvana, donde dejó su cuerpo cerca de las orillas del Yamuna y donde también se realizaron sus últimos ritos.

Śrīla Narottama dāsa Ṭhākura afirma:

ei deha antima kāle, rākhibô yamunār jale,
jay rādhā-govinda bôle bhāsibô go
kahe narottama dās, nā pūrilô abhilāṣ,
ār kabe vraje-vās kôribô go (4)

"Cuando llegue el momento de la desaparición de este cuerpo, lo colocaré en las aguas del Yamunā, y mientras flota, cantaré: 'Todas las glorias a Rādhā-Govinda'. Narottama dāsa se lamenta: 'Mis deseos no se han cumplido. Oh, ¿cuándo alcanzaré la residencia en Vraja?' "


Rogamos encarecidamente a los pies de loto de Śrī Raṅga Bābā que tenga a bien derramar su misericordia sobre nosotros para que un día podamos desarrollar también una mera pizca de sus cualidades devocionales.

Los devotos angustiados en la separación de él

[Presentado por el equipo de Rays of The Harmonist]

******
Fuente: https://www.facebook.com/100000683453659/posts/4879955772037156/

Edición y traducción al español: Hari-ras das

Contáctenos!:

Contáctenos!: