हरे कृष्ण हरे कृष्ण कृष्ण कृष्ण हरे हरे | हरे राम हरे राम राम राम हरे हरे

POR FAVOR cite siempre las fuentes y enlace la dirección completa en caso de copiar los contenidos.
¿No comprende algún término utilizado en los artículos? Visite y consulte www.glosariosanscrito.blogspot.com

10 oct. 2021

Celebración de Akṣaya Tṛtīya (Por Srila Bhaktivedanta Narayan Goswami Maharaja)


En el Akṣaya-tṛtīya, 18 de abril de 1961, Śrīla Gurudeva - Śrī Śrīmad Bhaktivedānta Nārāyaṇa Gosavami Mahārāja - pronunció un discurso en el Mahārāṣṭra Maṇḍala en Mathurā. Se tomaron notas de su charla que posteriormente se publicaron en Śrī Bhāgavata-patrikā, Año-6 Número-12, bajo los auspicios de Śrīla Gurudeva. Los siguientes son extractos de esa charla.

Es en este mismo día cuando Bhagavān reinicia el Satya-yuga después de destruir a los ateos [los denominados] budistas en Su encarnación como Kalki. Según ciertos compiladores de las escrituras, el Treta-yuga también comienza en este auspicioso día. Este es el primer día en que se inició el yajña (sacrificio de fuego sagrado), tal como lo proponen los tres Vedas. En este día, el śaktyāveśa-avatāra (encarnación empoderada) de Bhagavān Paraśurāma también hizo su auspiciosa aparición. Veintiuna veces erradicó de la Tierra las sociedades de aquellos que eran hostiles a Bhagavān y a Sus bhaktas para establecer una sociedad dhārmika (espiritualmente iluminada).

Hoy también es el auspicioso día en que el emperador de Bhārata (la antigua India), Bhagīratha, mediante su implacable adoración, complació a Bhagavatī Bhagīrathī (Gaṅgājī), que más tarde hizo su aparición en Bhārata-bhūmī, haciendo así esta tierra supremamente pura. Hoy es el día en que se reabre la puerta del templo del Señor Śrī Śrī Badri-nārāyaṇa [en el Himalaya]. Y también es el día (en Śrī Purī-dhāma) en que se celebra con gran ceremonia el festival Candana-yātrā de Śrī Kṛṣṇa.

Por lo tanto, al mirar los Purāṇas y los Itihāsas (historias antiguas), aprendemos que hoy es un día de revolución espiritual. Hoy es el día en que la sociedad irreligiosa, atea, corrupta y francamente materialista de este mundo fue desarraigada, y en su lugar se echaron los cimientos de una sociedad religiosa, teísta y espiritual. Una sociedad totalmente materialista causa la destrucción del mundo, mientras que una sociedad religiosa con una fe firme en Bhagavān es la piedra angular de la paz en este mundo.

[El venerado editor (de Śrī Bhāgavata-patrikā) comenzó entonces a explicar cómo la mayoría de las personas, enamoradas de la cultura occidental, creen que Rusia y América han introducido al mundo en una nueva era divina al enviar a la humanidad al espacio exterior. Como resultado, la sociedad actual está progresando hacia el último paso de avance].

Pero yo pregunto lo siguiente: Aunque no hay duda de que se están produciendo avances magníficamente milagrosos en la ciencia, ¿han resuelto el problema de que haya paz mundial? ¿No se ha agravado el problema de proporcionar alimentos a los hambrientos? ¿Se ha resuelto la escasez de alimentos y ropa? ¿Está en vías de solución? ¿Se ha reducido el problema de las enfermedades? ¿O no está aumentando y asumiendo formas más terribles? ¿No se enfrentan los complejos problemas de este mundo, como la corrupción, la inmoralidad, el suicidio, las trampas, el robo, el provincianismo, los prejuicios lingüísticos, el racismo, la desobediencia civil y las protestas inútiles, etc., de formas cada vez más nuevas? ¿No son estos problemas cada día más complejos? ¿Acaso los problemas derivados de los trágicos y vergonzosos sucesos ocurridos en lugares como el Congo, el Tíbet, Japón, Corea y Suez no han deshonrado a quienes se han jactado del progreso en el mundo? ¿La violencia y la tortura arbitraria de las aves y las bestias, las formas de vida inocentes del mundo, es un ejemplo de igualdad y de amor universal en esta supuesta era científica? Qué vergüenza para este falso y bárbaro progreso materialista y sus héroes.

El hecho es que los científicos materialistas de hoy en día pueden decir lo que quieran, pero como demuestran sus acciones, consideran que el cuerpo hecho de cinco elementos es el "yo" [el ser], y emprenden un trabajo minucioso para hacer que este cuerpo temporal sea inmortal y le proporcione toda la felicidad posible. No aceptan a los pájaros y a las bestias como habitantes [legítimos] del mundo; los consideran simplemente como alimento y deporte para los humanos.

Los filósofos, eruditos y sabios de la antigua India, aunque eran plenamente capaces [de avanzar tecnológicamente], impusieron deliberadamente una firme restricción al progreso material. No consideraban este cuerpo material como "yo", sino la conciencia infinitesimal situada dentro del cuerpo, el alma, que es parte y parcela de la suma total de la conciencia, Īśvara [Dios].

Nuestros filósofos indios eran científicos conocedores de la verdad del alma. Centraron toda su atención en cómo el alma infinitesimal -que por alguna razón, se alejó de Bhagavān y quedó atrapada en un ciclo de repetidos nacimientos y muertes en el océano de la existencia material, incurriendo así en espantosas penas y sufrimientos- podría escapar para siempre de esta prédica y alcanzar la felicidad y la paz eternas. Al mismo tiempo, no se oponían a las actividades que mantienen este cuerpo humano feliz y saludable, que es una ayuda indispensable para alcanzar el conocimiento espiritual.

También estaban muy avanzados en la ciencia mundana. Muchos millones de años antes de hoy, Rāvaṇa, Meghanāda y otros vagaban por todas partes, arriba y abajo de este universo, sin la ayuda de ningún vehículo, avión o cohete. Agastya Muni se bebió toda el agua de los siete océanos en un solo puñado. Mahaṛṣī Veda-Vyāsa podía engendrar niños sólo con su visión. Śukrācārya revivió repetidamente a los asuras mediante el poder del mantra cuando morían en la batalla.

La ciencia actual no es nada frente a la ciencia de tantos millones de años atrás. Por otra parte, esas personas [los filósofos, eruditos y sabios de la antigua India] mantuvieron las ciencias materiales bajo control. Por eso, en la cultura antigua, quienes querían suprimir el interés espiritual y promover la creciente prosperidad mundana, como Rāvaṇa, Meghanāda, Hiraṇyakaśipu, Maya-Dānava y otros, son denominados asuras (demonios).

Nuestros ancestros sabían bien que si el avance era sólo material, desprovisto de fe en el Señor y de valores espirituales, entonces los intereses espirituales serían ciertamente descuidados. Con ello, la destrucción sería inevitable. Por ello, estimaron la vida sencilla y el pensamiento elevado y se esforzaron por liberar a toda entidad viviente del ciclo de nacimiento y muerte y establecerla en el verdadero servicio eterno de Bhagavān.

Si queremos salvar a este mundo de la destrucción, entonces en este día santificado, de manera unida, debemos deshacernos del estado actual de la sociedad que es desinhibida hacia Bhagavān. Debemos comprometernos a restablecer una sociedad religiosa enraizada en la ciencia espiritual de nuestra antigua cultura. Sólo entonces será posible que el mundo entero alcance la verdadera paz y la verdadera felicidad.


Fuente:http://gurudevamemories.com/writings/in-celebration-of-aksaya-trtiya/?fbclid=IwAR21G-GvVTg6mskwEN_d0kTrO6AN4KhdXuo_Mq9tV757uG-B3FMAqT5swr0

Edición y traducción al español: Hari-ras das

Contáctenos!:

Contáctenos!: