हारे कृष्ण हारे कृष्ण कृष्ण कृष्ण हारे हारे हारे राम हारे राम राम राम हारे हारे
POR FAVOR cite siempre las fuentes y enlace la dirección completa en caso de copiar los contenidos.
¿No comprende algún término utilizado en los artículos? Visite y consulte www.glosariosanscrito.blogspot.com

23 abr. 2018

Sri Guru Darshan: 6to Capítulo "El poder de la oración"



El poder de la oración


Śrīla Gurudeva continuó sus estudios en Dalsagara después de regresar de la residencia de su guru. El maestro tenía gran afecto por él ya que era experto en todos los temas y porque no era frívolo en ningún momento. Es más, los demás chicos lo respetaban y seguían su ejemplo.
Entre los estudiantes, había un muchacho que era particularmente problemático y molestaba constantemente en clase. Él ignoraba las instrucciones y no cambiaba su comportamiento a pesar de las repetidas advertencias del maestro. A diferencia de los demás estudiantes, quienes mantenían la compostura en la presencia de Gurudeva, este muchacho siempre estaba inquieto, hostigando a los demás mientras estudiaban o realizaban sus actividades religiosas.
 Un día, este muchacho causó tantos problemas que su maestro lo encerró solo en el cobertizo de la escuela. Después de un tiempo, el muchacho empezó a gritar:
-“¡Profesor!, ¡Profesor!, ¡Abra la puerta! ¡Hay una serpiente que me está atacando!, ¡Me está envolviendo con su cola y está succionando mi sangre! ¡Abra la puerta!, ¡Sálveme!, ¡Ayuda!, ¡Ayuda!”.
Los demás estudiantes, preocupados, dejaron sus tareas pero el profesor descartó sus llantos, diciendo:
-“¿Cómo pudo haber llegado una serpiente ahí? Él lo está inventando”.
Por unos cuantos minutos, él muchacho continuó gritando, mientras el profesor lo ignoraba y los estudiantes intentaban concentrarse en sus trabajos. Posteriormente enmudeció.
En la tarde, cuando la escuela había terminado, el profesor fue para dejar salir al chico travieso. Al abrir la puerta del cobertizo, gritó:
-“¡Oh Bhagavān!”.
Todos los estudiantes corrieron. Ellos se agruparon alrededor de la puerta del cobertizo y gritaron horrorizados. Una serpiente enorme estaba envolviendo el cuerpo del travieso muchacho, desde la cabeza hasta los pies y estaba bebiendo la sangre de su cuello. Sus ojos sin vida miraban fijamente sin poder hacer nada, la espuma chorreaba de su boca y su piel se había tornado azulada.
El profesor exclamó:
-“¡Oh mi Dios! Ahora vendrá su familia y cavará mi tumba”.
Las noticias se expandieron rápidamente por todos los poblados cercanos. Para el ocaso, una multitud de cientos de personas estaban reunidas. Todos estaban asustados de acercarse a la serpiente. Observando la situación, Gurudeva se dirigió a la muchedumbre en voz alta:
-“El muchacho está muerto. Ahora debemos conseguir que la serpiente se vaya lejos. Tengan fe en los santos nombres del Señor Rāma. El Rāmāyaṇa es la verdad suprema. Cuando Indrajit (el hijo de Rāvaṇa) ató a Rāma y Lakṣmaṇa con su serpiente mística, Garuḍa apareció y la serpiente inmediatamente escapó. De esta manera, oremos a Garuḍa por su ayuda con versos del Rāmāyaṇa y así por su poder la serpiente se irá”.
Aunque Gurudeva tenía solo nueve años, su convicción conmovió a los pobladores y aceptaron su consejo, por lo que empezaron a orar a Garuḍa. Gurudeva recitaba versos relevantes del Rāmāyaṇa y así pronto la serpiente se desenvolvió y deslizó lejos. El cuerpo entumecido del muchacho fue tomado y puesto sobre una mesa. Los padres lloraban desconsoladamente al ver a su hijo muerto. Después de escuchar la causa del accidente, los furiosos pobladores estaban listos para castigar al profesor.
 Śrīla Gurudeva intervino:
-“¿De qué sirve que golpeen al profesor? Sean pacíficos y órenle a Bhagāvan por el alma del niño. Si Dios lo desea, el muchacho puede volver a la vida. Si no, al menos por nuestras oraciones su alma puede progresar hacia un destino más elevado. Aquella persona que muere de una forma horripilante, deambulará en el cuerpo sutil como un fantasma. Por lo tanto, debemos orar para su beneficio. Después podremos ir al Gaṅgā y observar sus últimos rituales. Śrī Rāma es idéntico a Su nombre. Si le oramos pronunciando Sus nombres, Él seguramente será misericordioso. La personificación de la muerte misma huye asustada tras escuchar el nombre de Rāma”.
Cuando los pobladores de corazón simple empezaron a recitar el Rāmāyaṇa, la oscuridad cubría el lugar. Al amanecer, en medio del sonido del solemne kīrtana, Śrīla Gurudeva adoró el Śālagrāma del Señor Nārāyaṇa al bañarlo con agua del Gaṅga y ofrecerle hojas de Tulasī untadas con pasta de sándalo. Poco después, el salpicó el agua sagrada en la boca del niño.
Para la sorpresa de todos, el muchacho abrió sus ojos y miró alrededor con desconcierto. Cuando se sentó, fuertes gritos de:
-“¡Haribol!, ¡Haribol!” llenaron el pueblo.
La gente dijo:
-“¡Por la gracia del Señor Rama, el muchacho ha vuelto a la vida!Śrīman Nārāyaṇa no es un chico ordinario”. Los aldeanos posaron con éxtasis a Gurudeva sobre sus hombros y bailaron, cantando:
-“¡Toda victoria a ti!, ¡Todas las glorias a Sītā-Rāma!, ¡Toda victoria a ti!”.
Las noticias sobre el milagro se expandieron y el tema fue ampliamente conversado. La gente local concluyó que Śrīman Nārāyaṇa era un gran devoto bendecido por Dios. Los residentes de Tiwārīpura respetaban a Gurudeva y conversaban sobre lo ocurrido diciendo:
-“Śrīman Nārāyaṇa es como el sol brillante de nuestra aldea”.
El joven resucitado ya no era travieso y se volvió el querido amigo de Gurudeva, siendo cercano a él tal como si fuera su sombra. Después de un tiempo, este chico se volvió inquieto en el hogar y decidió sufrir severas austeridades para alcanzar perfecciones místicas. Un día, él entró al bosque y no fue avistado en Tiwārīpura por muchos años.



Fuente: Sri Guru Darshan

Traducción al español: Manjulali dasi
Edición y corrección: Hare Krishna das, Anupam das,  Hari-ras das



ARTÍCULOS

.

Contáctenos!:

Contáctenos!: